martes, 26 de enero de 2010

Los Colores del Wanderers

Hace un par de semanas recibí la llamada telefónica de un viejo amigo que se encontraba de visita en Valparaíso junto a su hijo en donde me pedía les oficiara de guía por la ciudad. Como bien saben soy un apasionado por esta urbe así que acepté inmediatamente.
Mientras visitábamos algunos de sus barrios más tradicionales Miguel Ángel, el amigo en cuestión, me preguntó porque buena parte de las casas y establecimientos comerciales estaban pintados de un intenso color verde inglés. La respuesta me pareció fácil: sencillamente porque eran los colores de la camiseta del club deportivo Santiago Wanderers, el equipo de futbol emblema de la ciudad, seguidamente conversamos de cómo las casa del barrio La Boca en Bueno Aires están pintadas azul y oro como la camiseta de Boca Junior y de cómo seguramente en Madrid debe abundar el merengue, en Barcelona el azulgrana y en los barrios de Milán el azul y negro o rojo y negro según se sea hincha del Intenazionale o del AC Milán.
Meditando horas después esta respuesta basada en la pasión futbolera me empezó a parecer un tanto más compleja, en especial para mi que no soy un tipo particularmente fanático del balompié. No me malinterpreten, también tengo un club preferido del cual celebro sus triunfos y seguramente me levantaré de madrugada para ver los partidos de la selección chilena en el mundial de Sudáfrica, pero mi devoción por el “deporte rey” es apenas insignificante al lado de algunos amigos que podrán olvidar el cumpleaños de alguno de sus hijos pero pueden recitar de memoria la alineación de los finalistas del mundial de Francia ’98 o cada detalle de la jugada con la que el Real Madrid ganó la Liga de Campeones el 2001.
¿Porque el futbol despierta tal nivel de pasiones? ¿Por qué personas comunes y corrientes pueden transformarse en verdaderos energúmenos si un cobro arbitral les es contrario? ¿Por qué tipos racionales son capaces de hipotecar todos sus bienes con tal de poder cruzar medio continente para apoyar al club de sus amores? ¿Por qué un chico de veinte años particularmente hábil con sus pies puede ganar en un mes lo que un médico gana en diez años o lo que un obrero no alcanzará a recibir como sueldo en toda su vida?
Quizás en lo más profundo de nosotros deseamos y necesitamos seguir viendo batalles campales en donde algún héroe enarbolando nuestra bandera derrote en una lucha épica los colores del enemigo. Quizás los estadios de futbol han venido a reemplazar al circo romano y a los torneos medievales, o quizás tan solo queramos ver como otros sudan mientras nosotros bebemos cerveza en la comodidad de una butaca.

PD: Algunas citas han sido dadas tan sólo como ejemplo porque en realidad no tengo la menor idea si el Real Madrid ganó la Liga de Campeones el 2001.

10 comentarios:

Lala dijo...

En serio se pintan las casas así por el fútbol? Ô_Ô
Dios mio, sé que levanta pasiones, pero hasta ese punto...
Y se sabe por qué el futbol es el deporte rey y no otro?
La verdad es que es todo un fenómeno, como tú dices, igual es el sustituto de ciertos espectáculos.
En fin, sigo en mi ignorancia futbolera...
:D


Un besito


Lala

POLIDORI dijo...

Creo que tiene que ver más con nuevas formas de batallar que otra cosa.

Desgraciadamente el ser humano siempre tiene que estar luchando.




John W.

Belén dijo...

Bueno, yo no puedo opinar, odio el futbol con toda mi vida...

Besicos

Raúl dijo...

Por tener belleza, esta ciudad tiene de bello hasta el nombre.
Sonrío, Luis.

zayi dijo...

Nunca he tenido mucha predilección por el futbol en general, aunque sí tengo dos equipos que amo acá: el BarÇa y el Sevilla, pero al nacer en Venezuela, eso me hace más fanática del Beisbol que de otra cosa. Sin embargo, en el mundial soy una de las espectadoras más fanáticas que hay ( de hecho me rompí el tabique en la final Argentina-Alemania de pura rabia)...Siempre voy a los mismos equipos: España (porque soy agradecida con la patria de mis padres) y ya después por todos los de América (aunque hay alguno que no me gusta mucho).
No sé si el futbol ha intervenido de alguna manera en la arquitectura de los pueblos, pero si sé que ha sido fundamental en todo su desempeño.
Un beso enorme.
PD: En efecto, Clitemnestra era esposa de Agamenón y una de las mujeres más divinas de la antiguedad griega.
Otro beso.

mi nombre es alma dijo...

Primero, me encanta la casa, ese color verde es esplendoroso se deba a lo que se deba.
Segundo, me gusta el futbol y siempre he sido de la opinión que en cuestiones de futbol uno se comporta como lo que es, algunos bastante estupidamente por cierto, pero creo que en general sólo con un ánimo lúdico.

UN abrazo

Ursula dijo...

Luis...

creo que cada espectador y por lo mismo seguidor de un equipo se identifica con un jugador o varios y que cuando ganan... es como sentir que ellos fueron parte de esa victoria y cuando pierden... también son parte de ese fracaso...por algo es pasión de multitudes...
me encantó como describiste la identidad de los barrios en relación a sus equipos... es toda una idiosincracia...
muy interesante como siempre tu posts...

buen fin de semana amigo querido!
gracias por el comentario en mis letras!!!

hermosos días!!

beso!!!

Elena dijo...

Conozco a alguien que dice que lo único que le despierta el sentimiento patrio es la selección de futbol. Fíjate.

Patricia González Palacios dijo...

Hola, veo que tengo bastante para ponerme al día, yo nunca he entendido el fanatísmo desmedido, tampoco entiendo a quienes se disfrazan para el lanzamiento de una película, simulando a sus héroes, pero en fin, me quedo con la arquitectura y el lindo verde de está casa, no me cabe duda que has sido un entretenido guía, espero pronto disfrutes tu descanso, ya de vuelta te dejo un beso paty

Manel Aljama dijo...

Excelente reflexión. Como yo, puedo ver algún partido y todo, pero no me olvidaré de mis hijos por un futbolista más o menos. Cierto es, que los programas de televisión basura y el deporte en general son eso, "pan y circo" como el que los romandos daban a la plebe. No sé si las canchas de fútbol fueron creadas expresamente para eso pero puede. El balompié junto con otros deportes nació a finales de la época victoriana. Algo habrá.