domingo, 10 de enero de 2010

Learning to fly


Indudablemente “Learning To Fly” es una de mis canciones favoritas de Pink Floyd, en especial de su última etapa y quizás una de las pocas en donde David Gilmour logra que no se extrañe la presencia de Roger Watter.
Desde sus primeros acordes el tema es una invitación a saltar al vacío y echarse a volar. Hace un año atrás tuve la ocasión de ver esta canción hacerse carne con ocasión de la visita de una delegación de Veracruz a los Carnavales Culturales de Valparaíso, fue allí donde pude contemplar en vivo y en directo a los Voladores de Papantla, estos indígenas mexicanos que luego de danzar sobre un poste de más de treinta metros de altura y no más de cincuenta centímetros de diámetro se lanzan al vacío atados de los pies por una delgada soga que se va desenrollando lentamente por la acción de la gravedad en un espectáculo milenario y quizás tan solo igualado por las contemporáneas acrobacias del Circus Solei.
Los indios totonacas están profundamente convencidos que este temerario acto de fe realizado con la llegada de cada primavera es la única forma de garantizar la necesaria fertilidad de la tierra. Honestamente, por mi escéptica forma de ver el mundo, dudo que dicha ceremonia realmente tenga algún efecto sobre la productividad de los suelos pero es innegable que tanto coraje, denuedo y respeto por sus tradiciones ancestrales resulta por decir lo menos admirable.
Algunos lo verán como una interesante ceremonial religioso, otros como un número circense, para mi es ver como uno de los más arraigados sueño del ser humano: volar como un pájaro, se vuelve realidad por algunos minutos, así que solo me queda agradecer a estos arriesgados mexicanos por demostrarme que nada es del todo imposible y que las letras de Gilmour no son tan bizarras y oníricas.

12 comentarios:

Lala dijo...

A mi también me gusta esa canción :D

Yo siento cierta envidia por quienes se acercan a los cielos, la verdad. No sé si sería capaz de saltar en paracaídas, o lanzarme en parapente, pero de verdad que me dan cierta envidia.
Eso que veo en la imagen es atrevidísimo también! Hay personas muy valientes...o con mucha fe.


Un beso


Lala

POLIDORI dijo...

El mejor de los homenajes posible a nuestros antepasados y a lo que somos fruto de una evolución es mantener las tradiciones más significativas. Y esta debe ser mucho más que emocionante.




John W.

Belén dijo...

Ves? yo pensaba en la de Tom Petty... pero la que dices es muy bonita también... es una maravilla!!!

Besicos

una más... dijo...

No se si llegado el momento m atrevería, pero ese salto ha de ser increíble.. :)
Besos..

zayi dijo...

Ultimamente me he cuestionado muchas cosas, sobretodo las que tienen que ver con las creencias. Supongo que eso de que la fe mueve montañas, es realmente verdadero... creo que cuando se anhela demasíado algo, logramos que suceda...Probablemente esto hace que el suelo sea fértil o quizás si no se colgasen y abonasen más la tierra, también se lograría...
Independientemente de cómo funcionen las cosas, es impresionante lo que esa gente hace...
Un beso.

Robërto Loigar dijo...

¿Sabes una cosa Luis?
Ambos transitamos por el mismo puente.

Mientras leo este post, estoy escuchando a Pink Floyd.

Fuerte apretones de manos,

Jeanne dijo...

Yo soy de las de volar en sueños o con los ojos cerrados y los pies en el suelo.

Quizás es el único momento cuando de verdad piso tierra.... :-)

Un saludo volador,

Jeanne

mi nombre es alma dijo...

Sin entrar en los motivos de tal danza, lo innegable es que es de una vibrante hermosura, y eso ya es mucho decir en los tiempos que corren.

Un abrazo

Ursula dijo...

Luis...

ah volar!!!! como los pájaros...
siempre fue y es el sueño... tal vez realizado a medias en esos vuelos... padezco de vértigo y vuelo sí, pero en los sueños... y sabes lo raro de mis vuelos es que lo hago como levitando... no tengo alas... y me despierto con la imagen de mis pinos vistos desde arriba... me encantó tu post... volar!! volar!!!

hermosos días!!

beso!!!

Raúl dijo...

Mi querido Luis, a felicitarte el nuevo año vengo. Tarde, lo sé, pero aquñi estoy.

Ana dijo...

Otros hacen, creen, ofrendan, seducen a los dioses. Y uno, frente a ellos se proyecta en vuelos íntimos inventando plegarias humanas.

Ana dijo...

Buen año, Luis. Compañero de caminos desandados.