martes, 5 de octubre de 2010

Encrucijada

Hace algún tiempo estuve varios minutos parado frente a esta señalética pensando cómo llegar a una dirección en el centro de Santiago. Sin la asistencia de googlemaps me vi obligado a pedirle ayuda a un transeúnte, luego de su explicación me di cuenta que mis dudas con respecto a por donde seguir estaban de más ya que daba lo mismo avanzar una manzana por la calle Londres y allí doblar cien metros a la derecha como avanzar una manzana por la calle Paris y allí doblar cien metros a la izquierda. Ambas opciones me llevaban al mismo lugar.
Al mirar mis años pasados debo reconocer que en alguna época me cuestioné muchísimo, al punto de ser un tanto auto flagelante, respecto de algunas encrucijadas que la vida me puso por delante: ¿Y si junto a mis padres no hubiéramos vendido determinada propiedad? ¿Y si hubiera estudiado esto en lugar de lo otro? ¿Y si no me hubiera casado tan joven? ¿Y si hubiera esperado más tiempo para ser padre? ¿Y si le hubiera dado una segunda oportunidad a mi matrimonio? ¿Y si hubiera aceptado tal trabajo? ¿Y si ni hubiera dejado este otro?
Quizás con la tranquilidad y cierta madurez que dan los años estas dudas se han aquietado porque más allá de si el camino elegido fue o no el acertado mis decisiones frente a tales encrucijadas son las que me han llevado justo al lugar donde debo estar: mi presente, mi realidad y mi destino.
Aclaro que no soy de los que creen que estamos inexorablemente predestinados para tal o cual fin, sino que creo que tomándome de las palabras de Machado “el camino se hace al andar” y por sobre todo “al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Los hipotéticos destinos resultantes de haber tomado un camino distinto para mi pertenecen a algún universo paralelo que por lo demás no me interesa en lo más mínimo conocer.
Me enorgullezco de mis logros, intento aprender de mis fracasos, me arrepiento de mis errores pero no me arrepiento de los caminos elegidos.
Por cierto la propiedad la vendimos, estudie Comercio y Publicidad, me casé a los veinte años, fui padre a los veinte y dos, di mi matrimonio por terminado, no acepté algunos trabajos y renuncie a otros.

14 comentarios:

Chus dijo...

¿Y si hubiera sido yo misma?, Ahora lo soy y soy feliz.
Un saludo

Mónica PG dijo...

Gran reflexión que te invita a pararte, al menos por unos minutos, y pensar en tu propia vida. Cuántas vueltas le damos a aquella decisión que un día tomamos. Y al final nos pasamos la vida pronunciando aquello de: "¿Qué hubiera pasado si...?, ¿y si...?" Y es que nunca lo sabremos, por eso quizá sea construir y andar el camino que las circunstancias y/o los deseos nos permitan y no arrepentirnos de lo que hagamos, sino de lo que dejemos por hacer.

Un abrazo!

LEDESKA dijo...

Muy interesante texto Luis... siempre me dejas pensando.... gracias por tus visitas... un abrazo..


Ledeska

Patricia González Palacios dijo...

Así es miles de caminos , miles de llegadas, buenos o malos, ya lo hicimos. Yal vez nunca, aunque estemos viejos dejaremos de pensar en nuestras elecciones,lo que si tengo claro que con los años aprendes a llevar tu camino de la mejor forma, las recomendaciones o las experiencias de otros sirve de referente , me he dado cuenta que estamos destinados a vivir lo que elegimos.
Lo importante es que de una u otra forma la vida hay que vivirla.
Que nuestras elecciones futuras sean las indicadas un gran abrazo.

Belén dijo...

Hay veces que tomamos las decisiones y otras tantas las toman por nosotros...

Besicos

mi nombre es alma dijo...

Quizás pudimos escoger otro camino pero sin duda hubiera sido otra vida.

Ana dijo...

Londres o Paris. Si es Londres, pues que sea Londres, y si es Paris, que sea Paris. Pero no, cualquiera sea el ahora, estar con esa extraña sensación de sentirse siempre de regreso de lugares a los que no fui.

Tus reflexiones son mansas y me ayudan a re pensar lo vivido.
Un abrazo

MaLena Ezcurra dijo...

Machado tiene razón el camino se hace al andar, no tengo duda de eso (creo que es de lo único que no tengo duda).


Te abrazo sin reflexionar, el camino nos espera aunque no sea el que nos lleva a Londres o a París.


Otro abrazo dejándome fluir .



M.

Alís dijo...

Voy a ver si me ordeno, que me dan ganas de decir muchas cosas.
Primero: la foto me encanta, me parece preciosa, para tenerla ampliada en tu rincón favorito de casa.
Segundo: Somos lo que somos por lo que hemos vivido, haber cambiado algo nos habría convertido en otras personas.

Me encantan tus textos.

Besos

Raúl dijo...

Luis, esta fotografía es un relato en sí misma: muy gráfica, sí señor.

LEDESKA dijo...

Ya se te extrañaba en mi blog espero estes bien Luis... cariños para ti...


Ledeska

danberg dijo...

siempre elegir una opción la que va a ser, sin importar el porqué,
elegir es otro paso hacia una vida que no conocemos pero es solo nuestra, un abrazo
tomasuncafe

Pamela dijo...

Genial, la foto, tus reflexiones, tus decisiones. Abrazos

Priscila dijo...

Al decir de Soren Kierkegaard "La vida sólo se puede entender hacia atrás, pero hay que vivirla hacia adelante". Sólo nos queda lo que está por delante, es lo único que podemos cambiar... Me agradan tus reflexiones ayudan a pensar, gracias !! Un abrazo