miércoles, 5 de enero de 2011

Refugio Surrealista

Hace algún tiempo mi hijo me preguntó el porqué de este muelle semidestruido convertido en un singular refugio para una numerosa colonia de lobos marinos.
Le expliqué que hace miles de años, cuando tuvo lugar el diluvio universal, Noé y su familia no eran los únicos hombres buenos y justos en la tierra; también los había en estas lejanas y sureñas tierras pero se encontraban demasiado lejos como para poder refugiarse en el arca entonces Ten Ten Vilú, la serpiente protectora de la tierra y los seres humanos los convirtió en lobos marinos para que así pudieran escapar de la terrible inundación.
Años, décadas, siglos y milenios pasaron hasta que un día los descendientes de Noé finalmente arribaron a este lugar provenientes del norte y los seres del mar los recibieron con alegría sabiendo que eran sus hermanos a pesar de que los hombres desconocían lo ocurrido en estas tierras en la perdida antigüedad. Aún así humanos y lobos coexistieron pacíficamente por cientos de años ayudándose mutuamente.
Pero el tiempo continúo se avance y los hombres se hicieron cada vez más sabios aprendiendo a construir naves con las que remontar las olas y así poder comerciar con otras tierras y poco a poco fueron ocupando las orillas de las costas para construir sus embarcaderos, sus muelles de carga y sus viviendas expulsando finalmente a los lobos de sus requeríos y dejándolos sin un lugar donde cantar al atardecer como era su costumbre.
El más anciano de los lobos decidió presentarse entonces ante Cai Cai Vilú, la serpiente señora del mar causante del diluvio, presentándole sus reclamos pero la señora de las aguas le contestó que los espíritus supremos le habían prohibido volver a inundar la tierra y que ahora sus dominios se limitaban hasta el punto donde reventaban las olas por lo que nada podía hacer para devolverles sus roqueríos.
Los lobos se juntaron en algunas de las pocas rocas aún disponibles y lloraron sus penas las que fueron escuchadas por Tata Inti, el dios solar, quien les preguntó cuál era la causa de su pena. El patriarca de los lobos le contó sobre cómo sus hermanos los hombres los habían expulsados de las costas y también le refirió su conversación con la serpiente del mar.
Tata Inti señaló que lo dicho por la serpiente era absolutamente cierto pero que no olvidaran que los muelles se encontraban más allá del punto donde reventaban las olas. Entonces el anciano lobo marino nadó a toda prisa donde Cai Cai Vilú refiriéndole las palabras del dios sol. La astuta serpiente entendió inmediatamente su significado e inmediatamente levantó toda la furia de sus marejadas azotando todos aquellos muelles y todas las construcciones humanas que cruzaban el punto donde revientan las olas hasta destruirlas casi por completo.
Luego de pasada la tormenta los lobos convirtieron a los muelles destruidos en sus nuevas madrigueras reemplazando a sus antiguos roqueríos y de esta forma cada atardecer se juntan allí a cantar sus agradecimientos a Tata Inti antes que este se vaya a dormir.

Como quizás sea lógico suponer mi hijo prefirió creer que años atrás un buque carguero destruyó uno de los muelles del puerto de Valparaíso el que nunca se reparó hasta terminar siendo posesión de una numerosa colonia de lobos marinos que han terminado convirtiéndose en un atractivo para los turistas, pero yo prefiero mi versión de los hechos.

10 comentarios:

Patricia González Palacios dijo...

Hijos!! a uno le matan el romanticismo, yo también me quedo con tu historia, me entretiene leerte, en todo caso dan ganas de ilustrar esta historia.
Por cierto a mi las palomas tampoco me gustan, en mi casa me llevo corriéndolas , pero no hay caso. Un abrazo.

Alís dijo...

Yo también prefiero tu versión de la historia. Sin ninguna duda.

Besos

Belén dijo...

Yo también me quedo con tu versión, faltaría más!

Besicos

Rembrandt dijo...

Ah, cómo? Hay dudas que tu relato es el verdadero? Lo contaste con todo detalle, como podría no serlo?
Los muy jovenes se pierden la mejor parte de la historia, pero no importa porque cuando crezcan tbn lo sabrán, je!

Besos desde el otro lado.
REM

Alimontero dijo...

Qué similitud en nuestras entradas....tambien los hijos, no?

Me gusta tu estilo, por eso me verás por aquí... además eres tremendamente descriptivo, visual total! jajajaja!

Nos vemos pronto!

Ali

Elena dijo...

Dentro de unos años tu hijo también contará tu versión de los hechos. Ya verás.

Antonia Martínez dijo...

Yo también prefiero la versión que mantienes tú. El lugar, no me extraña que sea llamativo para los turistas, parece un sitio interesante, e incluso, al que se puede ir nadando.
Un abrazo.

Irma dijo...

Qué bonito lo que cuentas y como lo cuentas, me gusta un montón tu rincón y simplemente quería felicitarte.

Un abrazo utópico desde España, Irma.-

mi nombre es alma dijo...

Porque sea cierta o no, es lo de menos, tu versión refleja lo que de imaginación y de hermosura existe en el hombre y la naturaleza.

Pamela dijo...

Tu versión es perfecta, me quedo yo con ella también amigo Luis!