jueves, 16 de diciembre de 2010

La Vie en Bleu

Hace algunas semanas luego de un almuerzo familiar en un restaurant porteño y mientras pasábamos frente a una pérgola mi hijo me pidió si le podía “prestar” (o más bien dicho regalar) algún dinero para comprar una flor que obsequiar a una de sus compañeras de colegio. Como es obvio inmediatamente asentí con una mezcla de orgullo, satisfacción y cierto pudor de ver como mi retoño se iniciaba en las artes de la galantería. Hasta allí todo bien pero el problema vino al momento de elegir la flor en cuestión ya que su madre que ese día nos acompañaba nos dio toda una exposición acerca del color de las flores y su significado: que el amarillo puede implicar la presencia de celos, que el azul es una demostración de amistad, que el rosado refleja ternura, el blanco pureza de sentimientos, el rojo pasión desatada, en fin después de aquella disertación entendí porque tal vez algunas flores enviadas a ciertas pretendidas no lograron el efecto deseado.
A pesar de que como fotógrafo me fascina la gama completa de colores y mientras más rebuscados mejor, a la hora de elegir uno para mí la cuestión es clara: mi color es el azul (salvo para regalar flores pero eso es otra historia). Nunca busqué un significado al respecto, hasta hace poco estaba convencido que dicha predilección se debía a que el club de futbol del cual soy hincha, la Universidad de Chile, usa una tricota color azul, pero de un tiempo a esta parte y considerando mi escaza pasión por el balompié me da la sensación que es a la inversa, ósea que la elección de mi equipo preferido se debió al color de su vestimenta.
Algunos psicólogos señalan que el color azul tiene relación con un estado de serenidad y otros que refleja un potente influjo nocturno y consecuentemente me siento un tipo sereno y más bien noctámbulo, de hecho creo que todas las entradas publicadas en este sitio las he escrito a altas horas de la noche, sin embargo me gusta mucho más el significado que Kieslowski le da a los tonos índigos en su ya clásica película “Trois Couleurs: Bleu” en donde el azul representa a la libertad pero en palabras del propio director polaco no simbolizada en un sentido político o social, sino más bien la libertad de vivir la vida en sí misma.
“Bleu”, considerada por algunos críticos como una de las mejores películas de la historia del cine, es de aquellas historias que puede ser revisitada una y otra vez. Es interesante ver como Julie (el papel interpretado por Juliette Binoche) quien consideraba que buena parte de lo logrado en su vida era por mérito de su difunto esposo descubre que en el fondo era ella la causante de su bienestar y era ella quien en realidad había compuesto las piezas musicales que habían dado gloria a su cónyuge, logrando de esta forma liberarse de sus duelos y de sus atávicos recuerdos. El ver como esta aparentemente frágil mujer supera sus pérdidas, vence sus deseos autodestructivos, afronta su pasado, se reenamora y descubre su inmenso potencial, renuevan mis ganas de continuar viviendo La Vie en Bleu.

7 comentarios:

Antonia Martínez dijo...

Te transcribo literalmente lo que tengo en un libro acerca del significado de los colores, en este caso, el azul:
Aspecto positivo: espiritualidad, inspiración, verdad, fidelidad, tranquilidad, sosiego, paz, esperanza, entrega, franqueza, intuición, amor por la totalidad de la creación, devoción y justicia.
Aspecto negativo: frío, distanciamiento, depresión, melancolía, lágrimas, tristeza, apatía, preocupación; enfriamiento donde antes había rojo.
Esto es sólo una breve síntesis, pues detalla aspectos referentes al color azul en largo y tendido.
Reconozco que tengo cierto interés por el significado oculto de las cosas, es como contar con un arma más, una comunicación con lo que no se ve. Si me dices la flor que elegisteis te digo también el significado :)

Patricia González Palacios dijo...

Mi querido amigo una vez más en sintonía, la vida en azul es lo máximo, también es mi color favorito, tal vez por eso mis trabajos no dejan de tener su presencia, aunque algunas veces el rojo se me desata.
Ahora los significados de los colores, según lo aprendido tienen muchas versiones, en todo caso flores blancas siempre van a ser bien recibidas o esas más silvestres, que denotan algo de libertad de los campos son para mí las perfectas, dile a tu hijo que cualquiera entregada con el corazón vale.
Luis que tengas una linda navidad en familia y que el próximo año puedas realizar todos esos sueños pendientes, un beso.

SUSANA dijo...

Aquí levanta la mano alguien más, también apasionada por el Bleu. Y de paso confieso que no he visto (creo) esa película, y me resulta bien atractiva!

Sin saber demasiado de la influencia de los colores y sus significados, lo cierto es que persigo y me persigue el Azul. Algo que no resulta menor, cuando comprobamos la influencia que tiene en nuestro ánimo.

Voy a buscar el film! Muchas Gracias Luis! Un Abrazo!

tomasuncafe dijo...

una parábola multicolor detenida en blue life que te da un marco y nos otorga la inquietud de los tonos,
un abrazo

Belén dijo...

No es del todo cierto eso.. yo no soy nada celosa, pero nada y me encantan las flores amarillas!!!

Besicos

mi nombre es alma dijo...

¿Que importa el color de la flor que te regalan, si te la regalan porque te quieren?

Vivamos la vida en color

Alís dijo...

Es curioso, porque desde niña mi color favorito ha sido el azul y soy una noctámbula impenitente. Sin embargo, en los últimos años me seduce más el violeta.
Nunca he hecho caso al significado de los colores, hasta hace unos años cuando en un viaje a Lisboa en medio de una fuerte depresión me entraron unas ganas locas de comprarme algo de color naranja.
Últimamente, a pesar de que el verde es un color hacia el que tengo muchas reservas, salvo en el paisaje (porque me recuerda la casa de mi abuela), me sorprendo cuando entro en una tienda porque de forma inconsciente mirando con más interés ropa de ese color. De hecho, he comprado varias cosas verdes para decorar la casa.
El significado de ambos colores tiene relación con cambios en mi estado de ánimo. De hecho, se puede hacer terapia con ellos.

Qué bonito el gesto de tu hijo con la flor...

Besos