sábado, 20 de noviembre de 2010

La Luna Ausente

Esta foto es en muchos aspectos por decir lo menos deficiente, fue bastante difícil de tomar y más complicada aún de editar porque intente con cuanto software existe eliminar el ruido presente (esa especie de granulado que aparece en las imágenes tomadas con poca luz) cuestión que al final fue del todo inútil. ¿Porqué la publico entonces y cuál es la razón del título?
Hace algunas semanas luego de presenciar una tocata en un local de Valparaíso como en mi caso es usual los días viernes al salir a la calle me encontré con la magnífica imagen de una Luna absolutamente llena surgiendo en el horizonte por sobre las nubes e iluminando el mar. El problema es que en el centro mismo de la ciudad las barreras de los sitios portuarios interrumpen una visión directa del océano y las playas se encuentran un tanto alejadas hacia sus costados, entonces me dirigí a una pasarela en altura desde donde podría tomar mi foto en ese momento soñada.
Mientras subía el puente peatonal por uno de sus costados me di cuenta que en el extremo opuesto, que era el lugar ideal para situarme con mi cámara, se encontraba al menos una docena de muchachos bebiendo alcohol y fumando pitillos de marihuana. Personalmente no considero a Valparaíso una urbe particularmente peligrosa y nunca he sido víctima de algún delito, pero eso también ha sido porque soy un tipo bastante precavido y esa misma precaución me hizo ver que no era muy inteligente intentar hacer alguna foto desde ese lugar.
A paso acelerado tomé rumbo a algunos miradores antes que la Luna se elevara demasiado pero en todos aquellos que visité me encontré con la misma situación esto es pandillas de muchachos ebrio y drogados. Finalmente luego de caminar un buen rato y llegar a un lugar donde podía montar un equipo fotográfico sin riesgo tomé la imagen que encabeza esta entrada, como pueden ver desde mi posición no se veía el mar y además la Luna ya se encontraba casi completamente oculta por las nubes.
A raíz de situaciones como la comentada y otras no es extraño escuchar a algunos compatriotas lanzar frasecitas del tipo “en la época del general Pinochet uno podía andar sin temor por las calles”, cuestión que es cierta pero convengamos que durante buena parte de los años de dictadura estuvo implantado el toque de queda nocturno y por otro lado las fuerzas policiales podían detener y encarcelar a quien se les viniera en gana bajo la figura de la detención por sospecha.
Es triste que en aquellos años la gente evitara caminar por las calles de noche por temor a los agentes del estado, paradojalmente los mismos que debían velar por su seguridad. Sin embargo hoy nos vemos sometidos a una nueva dictadura: la de la delincuencia impune, y es que quizás intentando superar los años de represión hemos flexibilizado tanto nuestras leyes que las calles se han llenado de chicos que saben que no importa lo que hagan no podrán ser imputados por su corta edad o en el peor de los casos pasaran tan solo algunos minutos en una comisaría.
Encontrar el balance entre seguridad y derechos civiles es nuestro gran desafío como sociedad.

12 comentarios:

Chus dijo...

Aquí lo de los botellones el fin de semana está a la orden del día , pero la juventud no se mete con la gente, si no se les molesta, ellos están a su rollo.

Antonia Martínez dijo...

En España también es frecuente escuchar la frase de "esto en tiempos de Franco no sucedía". Yo creo que no depende de la seguridad de las calles, ni del general de turno, sino una premisa básica que siempre se nos olvida: eduquemos a nuestros hijos de una puñetera vez, y no permitamos que lo que está de moda sea el único principio.

Un abrazo, luisete. A mí sí me ha gustado la foto, y ese perfil curvado sobre la que se asienta la ciudad.

Mai Puvin dijo...

Cuando la luna está ausente el corazón se extremece y vos lograste revertir esa sensación. La foto me parece mágica, perfecta.

En tiempos de dictadura se suele confundir la falta de libertad con seguridad, no es así... es temor, como bien lo mencionás. Es tremendo que todavía la ceguera selectiva social haga que se reivindiquen algunas situaciones desgarrantes y aberrantes.

En cuanto a la delincuencia, no creo que sea exceso de libertad, es falta de educación, valores y principios... Nos robaron la dignidad y hoy padecemos los resultados, los delincuentes también son víctimas de este sistema que no pudimos reconstruir.

Mil disculpas por la extensión.

Abrazos.

don vito dijo...

Hola, bello blog, preciosas entradas,te encontré en un blog común, si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
muchas gracias, pasa buen sábado tarde,besos

Belén dijo...

Es curioso que lea esta entrada precisamente hoy, que es 20N en mi país y se celbra la muerte de Franco. Muchos skins lo celebran a su manera, y los nostálgico ni te digo... y muchos acaban diciendo eso mismo, pero estoy contigo... que muchas veces lo que hay que hacer es pagar un precio, y yo prefiero pagar ese precio pero poder pensar...

Besicos

MaLena Ezcurra dijo...

Siempre hay gente que se adhiere al horror, en tu pueblo, en el mío.

La luna ausente llena todo de tiniebla, por suerte hoy hay luna llena para "ver" alrededor.


Te abrazo querido amigo.



M.

Alimontero dijo...

Luis, qué de cosas me hiciste recordar con tu entrada...

La imagen está preciosa...;-)

Concuerdo con lo que dice Mai Puvin en relación a la educación que perdimos....con la dictadura perdimos hasta la confianza en las personas, y te hablo de amigos; porque caso de familias que se traicionaron supe de muchas....
El valor de la amistad y la fe en las personas está aún en proceso... menos mal que no en vías de extinción...;-)

Un abrazo a mi compatriota,

Ali

Patricia González Palacios dijo...

Es una lástima no poder caminar por las calles sin el temor de todo lo que tú ya mencionas. Anoche, caminando hacia un cumpleaños me toco disfrutar de esa luna gigante y luminosa, con luces que iluminaban las plantas y que al contrario de molestar, provocaban un ambiente especial. En resumen fue de esas noches privilegiadas donde puedes salir en paz y sin el sobresalto que alguien que no está invitado te arruine el paseo. En todo caso tu cámara pudo captar igualmente un momento maravilloso. Linda semana.

Alís dijo...

Lo que deduzco de tu texto es que a esos jóvenes que toman y fuman marihuana también les gustan los lugares desde los que puede observarse a la Luna iluminando el mar. No se lo reprocho.
El miedo, o la precaución, nos hacen ver situaciones de riesgo también donde no las hay. A algunos también les hace justificar lo injustificable.
Concuerdo con lo que dice Mai Puvin sobre la educación. Hace falta.

Besos

PD. La foto es preciosa. Hoy también había una Luna maravillosa para fotografiar.

tomasuncafe dijo...

deberíamos decidir en que condición
gubernamental queremos vivir, en el caso de nuestros Países que pasaron sistemáticamente por regímenes facticos y hoy son dirigidos con las premisas de las Republicas burguesas, tenemos las opciones de tu planteo y sin dudarlo mi luna sale con las democracias, por lo que tu interrogante me resulta inviable ya que no acepto a las dictaduras en primer término y por lo tanto no creo que se pueda considerar como valido ningún accionar que parta de ellas, ya que ellas fueron las que retiraron la luna de nuestros sueños en esta Latinoamérica nuestra, un abrazo

mi nombre es alma dijo...

Y es que, como en todo, encontrar el equilibrio es lo más difícil, a veces, imposible. Lástima de botellón que impide tus hermosas fotografías.

mi nombre es alma dijo...

Y es que, como en todo, encontrar el equilibrio es lo más difícil, a veces, imposible. Lástima de botellón que impide tus hermosas fotografías.