miércoles, 10 de febrero de 2010

Torrente

Mientras publico esta entrada me encuentro en un terminal de buses esperando iniciar viaje al extremo sur de Chile, a las puertas de la Patagonia, a aquellas tierras en donde volcanes cubiertos de nieves eternas, ríos caudalosos, lagos escondidos entre bosques impenetrables, islas deshabitadas y extensas llanuras se funden en un solo paisaje sorprendente y complejo.
Aquellos lares son atravesados por el Yelcho, el Futaleufú, el Palena, el Cisnes y el Baker, algunos de los ríos más caudalosos del mundo, una delicia para los fanáticos de la pesca con mosca, el rafting, el kayaking y en general para todos aquellos que disfrutan del contacto con la naturaleza en su estado más puro y salvaje. Lamentablemente sus torrentosas cuencas también se han convertido en un apetecido tesoro para los dueños de las empresas generadoras de electricidad que en cada salto de agua ven la posibilidad de instalar una monumental represa que abastezca de miles de mega watts hora a nuestro país y al sur de Argentina.
Es innegable la necesidad de energía para mantener el desarrollo económico de dichas regiones, también es cierto que de todas las formas de generar electricidad la producción hidroeléctrica es una de las menos contaminantes, pero también es cierto que esta es una de las que más afecta los ecosistemas circundantes. El avance productivo puede justificar entonces alterar el curso de los ríos, inundar miles de hectáreas y llenar de torres de alta tensión un paisaje hasta entonces en estado virgen. No es más racional continuar potenciando las actividades económicas ligadas al turismo, mal que mal cada año son miles quienes están dispuestos a cruzar medio mundo para conocer estas tierras dejando una importante cantidad de divisas a su paso (estamos hablando de un promedio de U$ 500 diarios por visitante).He escuchado a ciertos líderes de opinión declarar que “es preferible que estas aguas se destinen a la producción energética antes que se pierdan en el mar”, es que acaso las aguas ¿se pierden en el mar? Me parece que dichas declaraciones son un absoluto desconocimiento del ciclo del vital elemento (cuestión conocida por cualquier niño de primaria). Además puede el estado de Chile vender los derechos de uso de un agua que no le pertenece a ningún gobierno de turno en particular sino que es patrimonio no de todos los chilenos sino de toda la humanidad.
Gracias a Dios en algunos casos ha primado la cordura y una visión a largo plazo y es así como Comisión de Protección del Medio Ambiente ha declarado innegociables los derechos de agua sobre los cursos del Palena y el Cisnes, es de esperar que igual situación ocurra con los demás ríos patagónicos. Por otro lado en España la casa matriz del BBVA, hasta hace poco principal financista del proyecto HydroAysén, señaló que ha optado por retirar su apoyo a dicho proyecto debido a que su ejecución contradice la visión ambiental del banco hispano. Honestamente creo que esta decisión tiene más que ver con un estudiado plan de relaciones públicas que con un verdadero compromiso con la ecología, pero sea como sea ya es un avance.
De mi paso por este rincón austral de seguro les contaré más adelante, por el momento sólo permítanme tener un lapsus de ecologista furioso y gritar a viva voz: PATAGONIA SIN REPRESAS!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

I've been hunting for a long time for this! Finally I found it on Google.

Thanks.

ELISHA
[url=http://symposium.shaastra.org/network/piratehat/]Pirate Hat[/url]

POLIDORI dijo...

Es muy complicado encajar unos intereses con otros, pero no es imposible. Siempre hay un término aceptable para todos. Creo.




John W.

Patricia González Palacios dijo...

Que rico, no te extrañes con lo del agua, pronto los seres humanos tendrán hipotecado el planeta!. Lo importante es que te vas a lugares maravillosos, llena tus ojos de esas maravillas y pasalo estupendo y llega relajadito y con muchas energías, de paso te tomas una copita a nombre de esta Santiagina que sueña vivir en el sur, besitos buen viaje paty

zayi dijo...

Creo que toda Latinoamérica es bellísima...He tenido la suerte de conocer mi país (entero y con salto Ángel incluido)y algunos más del Sur y en todos he encontrado una riqueza natural maravillosa. Cuando fuí a la parte selvática de Brasil ( que es más bonito que lo "turístico") sólo pude decir: "Con razón Chico Mendes se dejó el pellejo en esto".
Nunca he estado tan orgullosa de ser Venezolana como ahora y es que la riqueza natural que tiene una patria´...es la verdadera riqueza del país...somos del tercer mundo, sí, eso es cierto, pero un tercer mundo divinísimo, con unas playas maravillosas, una selva exquisita, unos saltos de agua que muchos de los paises del primer mundo ni siquiera pueden imaginar.
Tenemos que luchar por nuestra naturaleza. Ese es el único legado que tenemos para los que vienen detrás.
Besos.

Lala dijo...

A mi también me dan ganas de gritar!!!
DEjen en paz a la madre naturaleza, por diosssss!!!
Ya la jodemos bastante metiéndonos allí a cochinearlo todo. Y es que los turistas muchas veces son destructivos en proporciones alarmantes!
Y qué facilidad tienen a veces los que gobiernan el mundo, para oler el tufillo a dinero...

Espero que disfrutes, y si hay que gritar, que grites :D



Un besito


Lala

mi nombre es alma dijo...

Y yo grito contigo.

Un abrazo, esperando la crónica de tu viaje

Belén dijo...

Haz muchas fotos, por dios!

Besicos

Ursula dijo...

Luis...

PATAGONIA SIN REPRESAS!!!!

DEJEN DE VENDER EL FUTURO!!!

DEJENOS VIVIR EN PAZ!!

hermosos días amigo querido!!!
que disfrutes de esas vistas maravillosas!!!

beso!!

Elena dijo...

Me he prometido mil veces ir algún día a la Patagonia.

Ana dijo...

Buen Sur! Sin represas y con la naturaleza en tus ojos. Un abrazo