viernes, 5 de febrero de 2010

Cambio de Enfoque (Republicación del 19/05/09)

Un paseo a mediados de primavera parecía ser la perfecta ocasión para probar mi cámara reflex recién adquirida, y así avanzando por calle Prat me encuentro con la perfecta ocasión de fotografiar la típica postal de un trolebus avanzando por las calles porteñas. Bastaría sólo un par de horas para que sentado frente a mi PC me diera cuenta que el mal manejo del cilindro de enfoque había transformado mi estupenda postal en la foto de una señora portando una bolsa anaranjada con un trolebus de fondo.
Muchas cosas requieren ser adecuadamente digeridas o revisadas y es así como al tiempo descubrí cierta frescura en esta imagen. La señora en cuestión en lugar de estropear la toma le dió una frescura y calidez que hubiera sido imposible lograr manteniendo el enfoque proyectado.
En tiempos de crisis como los actuales me he visto cotidianamente obligado a cambiar el enfoque de muchos de mis planes y si bien me he privado de ciertas cosas he recibido a cambio la satisfacción de vivir situaciones que nunca estuvieron proyectadas.
Las anheladas vacaciones en el extranjero debieron ser cambiadas por la visita a la casa de esa tía sureña que me hizo revivir los regaloneos recibidos en mi infancia; las onerosas salidas a comer en algún restaurant se reemplazaron por económicas pero infinitamente cálidas tertulias con amigos de años; la actitud ante mi hijo de todopoderoso proveedor de cuanta cosa se le ocurriera se reenfoco en la explicación de que hay tiempos para ser austeros y ahorrativos.
El cambio de enfoque me ha enseñado que puedo continuar usando el mismo celular aunque su pantalla no sea táctil, que mi pc es lo suficientemente rápido para lo que yo lo ocupo, que no se justifica tener cincuenta canales de televisión contratados si solamente veo los noticiarios y un sin fin de pequeños reenfoques que han hecho mi vida más sencilla y me han ahorrado unos cuantos pesos en la pasada.
Desde hace algún tiempo esta es la hermosa foto de una porteña caminando por calle Prat una tarde de primavera, como dato anecdótico se ve un trolebus detrás de ella.

PD: Esta entrada la publique en el contexto de la crisis económica mundial del 2008/2009, y aunque la situación general ha cambiado muchas cosas aprendí de esos meses difíciles y espero recordar en la actualidad y a futuro las lecciones recibidas.

11 comentarios:

POLIDORI dijo...

Por aquel entonces no estaba yo por estos sitios, pero, efectivamente, de la crisis hemos aprendido todos muchas cosas, y las que nos quedan por España donde lo peor no ha llegado todavía.




John W.

Patricia González Palacios dijo...

Hay mi querido amigo, la vida es más simple de lo que uno cree, yo también me he dado cuenta que es uno quién la complica, se puede vivir igual y a veces más feliz con menos, lo lamentable es que sin darnos caemos en lo mismo que todos.
Las mejores vacaciones son esas simples y lindas, como te comenté la vez anterior, disfrutalas serán las más buenas. un besito paty

Lala dijo...

La verdad es que llevamos una carrera continua por tener todo lo que se pueda tener, y ciertamente, hay cosas que sirven y que no debemos desechar. Este hábito de consumo es exagerado!
Y bueno, aquí la crisis es de rabiosa actualidad!!!
Espero que haga reflexionar a quienes llevan o pretenden llevar las riendas de nuestra maltrecha economía y bienestar social...

A mi la foto me encanta! :D


Un beso


Lala

Belén dijo...

Tienes razón, hay que visitar nuestra casa, y conocerla muy bien

besicos

tomasuncafe dijo...

hermosa foto,hermoso enfoque,
un abrazo

mi nombre es alma dijo...

Me encanta ese cambio de enfoque en la foto, de trolebus a señora con trolebus al fondo, y ese cambio de enfoque en la vida, porque eso es la vida, mutabilidad.

Un abrazo

Rembrandt dijo...

Luis ,
que lindo post, tenés razón en todo, a veces las circunstancias de la vida nos enseñan que viviendo más sencillamente se vive mucho mejor , sobre todo más tranquilos y dándole a las cosas el real valor que tienen.

Preciosa la foto.

En mi blog me decías que venía a tu ciudad la exposición de obras de Guayasamín , ojalá puedas verlas y si es así te pido cuando puedas me cuentes sobre ellas, xq lamentablemente no he tenido la posibilidad de admirarlas personalmente.

Besos para tí
REM

zayi dijo...

Yo tb salgo siempre cámara en mano, me gusta tanto escribir como fotografiar...sobretodo si son rostros...En cuanto a la crisis, aún no me ha golpeado de lleno, pero mi situación no es la más óptima...Siempre he sido hiper organizada con la economía y soy de gastar muy poco ( no soy racana, sólo compro las cosas que necesito y cuando lo necesito...mis hermanas dicen que soy como un hombre en ese aspecto)
pero ultimamente he tenido que ser aún más consciente de las cosas que gasto ( Desempleo!) y sí es verdad. Cuando no tenemos para gastar a manos llenas, siempre nos queda la alternativa de gastarlo bien y con gusto cambio los restaurantes por los guisos caseros ( amo cocinar y más cuando es para amigos), las vacaciones por salidas a la playa y todo lo que me permita gastar menos dinero para mi y así poder usarlo en mis hijos.
Un besito.

Elena dijo...

Para hablar de enfoques, nada mejor que empezar hablando de fotografía.

Robërto Loigar dijo...

Hola Luis,
Me gusta cuando escribes con tu cámara y retratas con las palabras.

Conocer nuestra casa.

Pamela dijo...

La foto me ha llevado de vuelta a viejos tiempos de estudiante en el pedagógico de la Chile en P Ancha, cuando bajaba hasta el plan caminando y tomaba el trolley en la Plaza Aduana hasta la A. Argentina. En la Plaza Aníbal Pinto solía subirse un perro, que se bajaba en la Av. Francia. Valparaíso debe ser el único lugar del mundo donde los perros usan el transporte colectivo!