martes, 25 de agosto de 2009

El Barro, la Casa, las Manos y Algo Más

Hace algunas semanas a través de la barra lateral del blog de Ana Yalour (el que pueden visitar haciendo click aquí) pude acceder a un interesante reportaje y video documental con un titulo parecido al de este post sobre “Construcción Natural de Viviendas”, en otras palabras casas hechas con materiales provistos por la misma tierra tales como barro, arcilla, madera y paja, al igual que las viviendas de la fotografía ubicadas en el altiplano peruano.
La posibilidad de construir una vivienda con nuestras propias manos y con materiales de libre disposición natural resulta indudablemente interesante desde los puntos de vista económico, por el obvio abaratamiento de costos; arquitectónico, por las infinitas posibilidades de diseño; de pertenencia, por habitar algo absolutamente propio; pero creo que su mayor encanto está en desarrollar un tangible compromiso ecológico y contacto con la Madre Tierra o “Pachamama”, como es llamada por buena parte de las etnias sudamericanas. Quizás por lo mismo no es extraño que iniciativas de esta índole se hayan iniciado y proliferado en la localidad argentina de El Bolsón, suerte de capital hippie y ecologista del cono sur.
Lamentablemente lo poético y lo práctico, así como lo estético y lo funcional no necesariamente van de la mano y es un hecho obvio e innegable que vivimos en sociedades netamente urbanas con una alta concentración demográfica en donde escasean los metros cuadrados donde construir. En esa realidad las grandes metrópolis, desde la antigua Roma a la moderna Shanghái, tienen casi como única salida la construcción en altura obligándonos a enclaustrarnos en jaulas de concreto y acero varios metros sobre el nivel de la calle. Esa es la realidad, buena o mala, nos guste o no.
Espero, llegados los años en que deje la vida laboral activa, comprarme un paño de tierra a los pies de la cordillera o junto al mar y en este levantar con mis propias manos una casa hecha de madera rústica y ladrillos de adobe cocido en donde pueda estar en directo contacto con la naturaleza. En tanto ello ocurra deberé buscar maneras más efectivas, optimizando el consumo de energía, manejando mejor los desperdicios domiciliarios, privilegiando los envases reciclables, de manifestar mi compromiso con la Madre Tierra que bajo toneladas de concreto, acero, cañerías de cobre y redes eléctricas, sigue tan viva y latente como en aquellos lugares nunca pisados por el ser humano.

8 comentarios:

tomasuncafe dijo...

Querido Luis te entiendo pero estoy tan consustanciado con esta puta ciudad, que creo que no puedo trasladar tu idea ni siquiera al inconsciente,
de todos forma como siempre un gusto el leerte,
un abrazo

Ligia dijo...

Interesante la iniciativa. Gracias por tu visita a mi blog. Abrazos

Pamela dijo...

Totalmente de acuerdo amigo Luis. Lo importante es no perder el norte, saber que cada acción por mínima que sea, importa. No pierdas tus sueños, no dejes de imaginar la casa! un abrazo

mi nombre es alma dijo...

Hoy me permitiras algo de ironía, con lo manazas que soy y lo poco que me gusta el bricolaje, la casa que yo pudiera hacer parecería todo menos una casa, original si sería, si.

Un abrazo

Aún quedan casas así en pequeños pueblos de aquí, aún quedan

Ana dijo...

"El barro, la casa, las manos". Un video de Jorge Belanko. Todas las técnicas en construcción natural. El abc para realizar, uno mismo, su propia casa.

Gracias Luis, por apostar a un estilo de vida diferente.

Un poema de regalo:

Ruego al hornero

Quiero aprender tu manera ancestral de construir lo que dura, con tu ruego claro al viento y la lluvia

quiero aprender a preparar el amasijo perfecto de paja y barro para tomar de la tierra sólo lo necesario

enséñame a encontrar el lugar donde la luz del sol y las noches frías conviven en armonía

enséñame a darle forma, que no es otra forma - divina forma- de proteger lo que tiene vida.

Y por último dime, confiésame, las profundas razones que sostienen tu vuelo cuando decides dejarlo.

Publicado 04 de marzo 2007 (blog) escrito en Octubre 1998.

Un abrazo

Ana dijo...

El título correcto de la filmación es "El barro, las manos, la casa" dirigido por Jorge Marangoni. Para quienes tengan interés.

Liliana Lucki dijo...

Dicen que el cielo es el limite !!!!

Todo sueño se puede lograr....

Lo mejor para todos,es mi deseo.

Saludo desde Argentina Liliana.

Luis dijo...

Ana el aporte es principalmente tuyo, principalmente participando de proyectos de este tipo.
Mi querida Alma tu casa necesariamente estaría construida de poesía e imaginación.
Un abrazo