domingo, 7 de julio de 2013

Mercadotecnia

Ella tiene las reglas absolutamente claras. Primero ampliar el portafolio, porque aunque su especialidad son los cítricos también en su puesto es posible encontrar papas y frutas de temporada. 
Segundo marketing directo. Cada uno de sus gritos no es dado al azar sino que va dirigido a cada persona en particular adaptándose a cada caso, así podría ser un “lleve limones casera” o un “caserito no olvide los limones para la ensalada que si no los lleva lo van a retar en casa”. 
Tercer manejar la oferta y la demanda. Si hay abundancia de limones y baja demanda de ellos entonces se venderán a 2 kilos por $ 500.-, pero si hay escasez y por consiguiente aumenta la demanda el kilo costará $ 1.500.- 
Resulta increíble que algunos tengan que estar cinco años en una universidad para entender todo esto.

1 comentario:

Jan Puerta dijo...

Tanta verdad en tus palabras...
Yo por eso, tengo un par de limoneros...
Un abrazo