sábado, 25 de septiembre de 2010

Un Alto en la Jornada

Hace unos diez años tuve la oportunidad de trabajar por algunos meses junto a José Luis, un tipo bastante simpático y bonachón que tenía la particularidad de que después de almorzar le bastaba sentarse en cualquier lugar, cruzar los brazos, cerrar los ojos y bajar la cabeza para dormirse profundamente. Luego de diez o veinte minutos despertaba y continuaba con sus labores con la energía de quien ha bebido media docena de expresos y el relajo de quien viene saliendo de un baño de tina.
Supongo que el anciano de la fotografía es similar a José Luis. De seguro para él unos minutos de sueño a media tarde son más valiosos que las mandarinas y nectarines que vende en una transitada esquina de Valparaíso.
Descanso versus productividad parece ser la disyuntiva de muchos en nuestra sociedad moderna. Pero creo que son más productivas dos horas de trabajo luego de un buen descanso que un día entero de labores sumido en el agotamiento.

14 comentarios:

Mai Puvin dijo...

Totalmente de acuerdo Luis, me pasa que sin una horita de siesta, a la tarde no existo! Claro que vivo en el interior donde es costumbre y duermo adentro de casa... hasta hora nunca en la vereda!

Un abrazo y gracias por hacerte conocer.

Belén dijo...

Es que la siesta es algo necesario, y debe durar lo que dices, unso 20 minutos... es muyyy reparador...

Besicos

ana dijo...

A mi las siestas me gustan mucho, son como parte necesaria en el transcurso de mi día a día. Creo que me viene de ver siempre las siestas de mi padre, decía: veinte minutos, eh? y mi ma decía: un pigazo. Ahora bien, si no toca, no toca, no pasa gran cosa.

Salud

tomasuncafe dijo...

escudriño en esta sana costumbre y como siempre en tus colaterales,
un abrazo

Rembrandt dijo...

Así es Luis , adhiero totalmente a la siesta reparadora.
Siempre pienso, el mundo no va a sucumbir porque me tome ese ratito para descansar , verdad?
Además esa imagen me trajo un bello recuerdo, el de mi papá. El no dormía la siesta en su cama, sino en su sillón favorito y esos minutos le eran suficientes para el descanso y sentirse a pleno.

Que bellas son tus fotos no me canso de decirlo, personas o paisajes siempre sacas lo mejor de ellas.

Besos y que tengas un lindo finde amigo mío.
REM

Alís dijo...

Conozco un caso peor. Tengo una amiga que no aguantaba despierta cuando salíamos de noche, pero por no irse a casa y poder seguir luego, nos decía "dejadme sólo cinco minutos". Una noche la vi apoyando la cabeza en un altavoz del pub y dormir a pesar de la elevada música y de la vibración. Al cabo de cinco minutos estaba nueva.

La luz y los colores de la fotografía son maravillosos.

Un beso

SUSANA dijo...

Es una receta mágica! Cada vez que la puse en práctica resultó, y el resto del día fue muy productivo!

Instalarla como costumbre me parece sencillamente ideal. Muchas Gracias por el cálido y saludable artículo!

Un abrazo Amigo!

MaLena Ezcurra dijo...

Hay que deshacelerar el corazón unas horas , no tendo duda de eso, deseo una siesta reparadora y es casi imposible para mí.

Bella imagen, los seres simples albergan sabiduría.


Te abrazo Luis , linda nueva semana.



M.

mi nombre es alma dijo...

Me gustaría tanto poder dormirme tan a gusto como lo hace tu amigo, pero ni por esas. En otra vida.


Me encanta la foto. La despreocupación y felicidad del que poco tiene.

Pamela dijo...

no puedo estar más de acuerdo amigo querido. Un abrazo y perdona lo infrecuente de mis visitas, ando complicada de salud, pero voy saliendo:) un gran abrazo

Ana dijo...

Muy significativa la foto. Me trajiste la siesta de mi padre, trabajaba en el campo y todos luego de almorzar se sentaba en un sillón y 15 minutos eran suficiente para reponer el madrugón de la ensillada de caballo y demás. Diferente a mi madre que hacía siestas "de camisón y Padre Nuestro" já.
Un abracito de sol y primavera

Ligia dijo...

Un buen momento, sin duda merecido. Abrazos

MaLena Ezcurra dijo...

Me fascino tu entrada, regrese a releerla.


Otro abrazo.


M.

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

para algunas personas es suficiente con esos 15 minutitos de sueño..
yo en cambio...si me duermo a meda tarde... luego e despierto como si em hubiesen dado una paliza...jejeje...


encantada de leerte...
me resulto muy simpatico y tierno este post-...
:-)