domingo, 15 de noviembre de 2009

Trazos al Carbón

Permítanme contarles algo de Lota, una ciudad sin presente que avanza a paso firme rumbo al pasado como una forma de salvar su futuro.
Los inmensos yacimientos carboníferos presentes en el subsuelo lotino la convirtieron en el motor de la Revolución Industrial en Chile a finales del siglo XIX. De la mano de la extracción minera llegaron los avances tecnológicos: en Lota se instaló la segunda central hidroeléctrica de América latina diseñada por el mismísimo Edison, fue una de las primeras urbes chilenas en contar con alumbrado público, telégrafo, luego teléfono y sala de cine. La aristocrática familia Cousiño Goyenechea, dueña del mineral, construyó mansiones que pudieron ser la envidia de cualquier príncipe europeo y el parque botánico más completo del hemisferio sur en su época. También las duras condiciones de las labores extractivas permitieron que en Lota surgieran los primeros conflictos sociales, los movimientos obreros y las reivindicaciones sindicales.
Luego de más de un siglo de explotación del carbón los lotinos no se dieron cuenta que el mundo había cambiado, quizás por permanecer sus hombres tantas horas bajo tierra horadando la roca y sus mujeres en la iglesia rezando para que sus padres, esposos e hijos regresaran a salvo a casa, recibieron como una inesperada y desagradable sorpresa la noticia del cierre de las operaciones de la mina a mediados de la década del noventa. Conceptos como “elevados costos de extracción”, “búsqueda de fuentes de energía no contaminante” y “actividad laboral de alto riesgo” les resultaban incomprensibles, solo entendían que en la mina aún quedaban miles de toneladas de carbón que podía seguir siendo extraído.
De poco sirvieron los planes de reconversión laboral impulsados por el estado y los incentivos a la instalación de nuevas empresas, el dinero de las indemnizaciones prontamente comenzó a escasear. En ese escenario paulatinamente jóvenes y viejos comenzaron a abandonar la ciudad en busca de nuevos horizontes y Lota pareció condenada a una lenta agonía que de seguro culminaría convirtiéndola en un pueblo fantasma al igual que las abandonadas oficinas salitreras del desierto de Atacama o los campamentos mineros del oeste norteamericano deshabitados una vez finalizada la fiebre del oro.
Algo cambio este sino trágico, quizás fue algún loco turista gringo interesado en vivir por un día la experiencia de internarse en las profundidades del Chiflón de Diablo, el más peligroso pique de la red de túneles que conformaban la mina principal; quizás fue algún excéntrico botánico interesado en recuperar la belleza del parque botánico de la ciudad; quizás fue algún grupo de estudiantes de sociología interesados en explorar la vida en el Chile de finales del siglo XIX.. Sea cual fuere el inicio en algún momento se abrieron los piques, se pintaron de vivos colores los antiguos galpones, se restauraron sus mansiones y se decidió rescatar el una vez glorioso pasado carbonífero.
Los mineros retirados tomaron nuevamente sus trajes olvidados y regresaron a las profundidades de la tierra ahora como guías turísticos mostrando a los visitantes las duras condiciones en que trabajaron ellos, sus padres y sus abuelos. Los jóvenes comenzaron a vestir trajes de la época victoriana, como la chica de la fotografía, con los que actualmente muestran a los turistas las bellezas y excentricidades de mansiones y jardines señoriales. De paso se reabrieron los restaurantes que recuperaron los menús olvidados hace casi un siglo y los hoteles adornados de mobiliario belle epoque.
Visitar Lota es regresar por un momento al pasado, contemplarlo como si se estuviera en un gigantesco museo viviente, aprender de él, de nuestros aciertos, de nuestros abusos, de cómo se explotó sin piedad no solo los yacimientos sino por sobre todo a los hombres que trabajaban en ellos, de cómo permitimos que muchos vivieran en la más completa miseria mientras unos pocos llevaban una vida de reyes, pero también aprender de las ilusiones de hombres que solo buscaban que sus hijos tuvieran un futuro diferente y mujeres que solo añoraban ver llegar a sus hombres cada atardecer.
Lota parece pintada en trazos de carboncillo, en blanco y negro sin matices, llena de imperfecciones, pero allí radica su belleza, y de seguro seguirá explotando su pasado por los siguientes diez mil años hasta que el carbón bajo ella termine de convertirse en diamantes.

Al abuelo que no conocí porque un día trastabilló en un embarcadero con noventa kilos de carbón en su espalda; a la tía que no conocí porque la vida se le fue en la cama de un insalubre galpón consumida por una difteria, tuberculosis o fiebre tifoidea mal diagnosticada; a la abuela que no conocí porque tanto sufrimiento terminó por llevarse su cordura y después su vida; al padre que si muy bien conocí y amé, el que a los diez años se internó por primera vez en las profundidades de la tierra, el que emigró en busca de nuevos horizontes, el que logró cambiar su suerte y el que por alguna razón misteriosa hasta el último instante de vida soñó con regresar algún día a Lota.

17 comentarios:

POLIDORI dijo...

Para que la evolución haya conseguido que vivamos como vivimos actualmente ha tenido que pasar un proceso muy complicado con muchas cosas buenas y otras no tanto. Dicho así queda muy frío, pero la ultima reflexión que nos ofreces es muy importante.

Otra cuestión es donde, o en que, desembocará el momento actual.





John W.

ÁFRICA dijo...

Has conseguido que me situara.
Un saludo

mi nombre es alma dijo...

Me encanta esta primera frase "una ciudad sin presente que avanza a paso firme rumbo al pasado como una forma de salvar su futuro". Esperemos que ese paso firme no llegue demasiado tarde sobre todo por aquellos que no lo verán.

Y me encanta la foto.

Un abrazo

Ana dijo...

Un rescate bosquejado con carbones, con los mismos carbones que dibujaron tu pasado; palabras venidas de las oscuras profundidades que te sostienen y animan.
Un abrazo

Belén dijo...

Algo parecido pasó en un pueblo minero de mi país...

Besicos

Robërto Loigar dijo...

Definitivamente hay muchas Lota.
Heridas graves que les causamos a nuestro planeta, en busca de energía.

La madre naturaleza sabrá sanar a su hijo.

Saludos Luis,

Patricia González Palacios dijo...

Siempre sabes encontrar las palabras precisas para narrar historias, aunque estas a veces son lamentables, por lo menos dejar un recuerdo más amable con estas iniciativas, después de tanto desconsuelos, y si de alguna forma sirve para lograr algunos ingresos, bien, mientras no se queden otros con ellos .un beso

Lala dijo...

Y yo que pienso que sería bueno en ciertos aspectos dar unos pasitos hacia atrás...
A veces vamos a la carrera sin mirar qué nos llevamos por delante.
Cosas, además, irrecuperables.

Ha sido un placer leer la entrada, es preciosa, además de muy emotiva.
Me han entrado muchas ganas de conocer ese sitio, ya ves.

Un beso


Lala

Una mujer dijo...

Siempre me gustan tus árticulos, tan amenos, tan fluidos. De este se desprende la emotividad con que lo has escrito y sólo espero por la fortuna de un pueblo que, como tantos otros repartidos por el mundo, no merece la muerte como pago a su trabajo.
Un abrazo.

Ursula dijo...

Luis...

hay tanto pueblo minero que padecen los mismos olvidos!!!
y tus palabras tan conmovedoras tiene el peso de bolsas de carbón por toneladas... arrastrando la historia de ese pueblo...

gracias amigo querido por compartir este hermoso y emocionado homenaje!!!

hermosos días!!

beso!!

Raúl dijo...

Me ha encantado Luis. Has descrito y narrado, el silencioso proceso de enmudecimiento de un pueblo.

DelNuevo40al1 dijo...

Hola! Ya puedes visitar nuestro blog con muchos mas contenidos, hablamos del cambio que deberian hacer 40 principales y las demás radios en cuanto a actualidad musical y todas las semanas publicamos cuatro articulos:
1. Ánalisis de la Lista de 40 Principales.
2. Una lista paralela a la de los 40 Principales con toda la actualidad musical.
3. Todos los lanzamientos musicales de cierta semana.
4. Una lista con los 40 temas dance.house y disco que mas estan pegando en las pistas de baile.

Entra por favor:

40porelcambio.blogspot.com

Saludos.

Malena dijo...

Hola Luis. Perdona el que venga tan tarde a saludarte pero cuando pasaste por mi blog yo me había tomado unos días de descanso.

Ha sido muy interesante leer tu escrito sobre Lota. Primero porque no sabía de su existencia y segundo porque me alegro de que esta ciudad haya vuelto a revivir, por las causas que sean, pero lo importante es que vuelve a tener la vida que se le había negado.

Un cariñoso saludo.

Jeanne dijo...

Tan solo el nombre de ese lugar "Lota" ya está cargado de magia.

Me gusta como suena, suena quizás a lo que no es, es verdad, tiene nombre de mujer.

J.

Anónimo dijo...

This site definitely has all of the information and facts I wanted concerning this subject and didn't know who to ask.

Feel free to surf to my homepage; france travel agent australia

Anónimo dijo...

It is not my first time to pay a visit this web site, i am
visiting this website dailly and get nice information from here everyday.


Also visit my website - vakantiehuisjes []

Anónimo dijo...

Whats up very nice site!! Man .. Beautiful .. Superb .

. I'll bookmark your website and take the feeds additionally? I am satisfied to search out a lot of useful info here within the put up, we'd like develop extra techniques in this regard,
thank you for sharing. . . . . .

Have a look at my web-site ... luxe vakantie frankrijk